¿Qué son?

Es importante conocer que son las cooperativas de ahorro y préstamo.

El Sector de Ahorro y Crédito Popular (ACP), nombrado también Banca Social, brinda servicios financieros a los sectores y comunidades que carecen de ellos.

El sector de ACP se ha orientado a atender durante más de 60 años la demanda de servicios de ahorro y crédito a una parte del segmento de la población que no es cubierta por la banca tradicional.

En cuanto a su origen, la mayoría de las sociedades surgen a partir de iniciativas de las comunidades. Estas iniciativas han contado con el apoyo de las Organizaciones Sociales de base y en algunos casos, son el resultado de programas gubernamentales como herramientas de desarrollo.

Las Sociedades aprobadas por La Comisión Nacional Bancaria y de Valores son las siguientes:

  • Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo
  • Sociedades Financieras Populares
  • Sociedades Financieras Comunitarias

En este artículo nos concentraremos en explicar el funcionamiento y composición de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo para todos aquellos que estén interesados en el tema y sobre todo a las personas que estén pensando seriamente en ser socios de alguna Sociedad Cooperativa de Ahorro y Préstamo.

¿Qué son y cómo funcionan ?

Las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (SCAP) De conformidad con el artículo 2, fracción X de la Ley Para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo son sociedades constituidas y organizadas conforme a la Ley General de Sociedades Cooperativas, lo cual podemos traducir como una forma de organización social integrada por un mínimo de 25 socios los cuales deben ser personas físicas las cuales comparten un interés en común, basados en los principios de solidaridad, esfuerzo propio y ayuda mutua, con el propósito de satisfacer necesidades individuales y colectivas.

Básicamente se reconocen tres clases de sociedades cooperativas: De consumidores de bienes y/o servicios, de productores de bienes y/o servicios y de ahorro y préstamo.

La autorización y el tipo de operaciones que las SCAP ofrezcan a sus socios, dependerá del monto total de activos con que éstas cuenten (la cifra se establece en Unidades de Inversión UDIS cuyo valor es publicado en el Diario de la Federación por el Banco de México a más tardar el día 10 de cada mes el Banco de México publica el valor de la unidad de inversión correspondiente a los días que van del 11 al 25  de dicho mes y a más tardar el día 25 de cada mes publica el valor correspondiente a los días 26 de ese mes al 10 del mes inmediato siguiente).

La importancia del monto de Capital de ahorro y del valor de las UDIS es que dependiendo de este monto se les asignará un nivel de operación:

Nivel Básico:   Sus activos no rebasan el límite equivalente en moneda nacional a 2’500,000 UDIS. No requieren autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para realizar operaciones de ahorro y préstamo.

Los Niveles del I al IV requieren de autorización de la CNBV; además cuentan con un fondo de protección hasta por 25,000 UDIS por socio ahorrador.

Nivel I:Monto de activos totales iguales o inferiores a 10 millones de UDIS.

Nivel II:Monto de activos totales superiores a 10 millones e iguales o inferiores a 50 millones de UDIS.

Nivel III:Monto de activos totales superiores a 50 millones e iguales o inferiores a 250 millones de UDIS.

Nivel IV:Monto de activos totales superiores a 250 millones de UDIS.

Regulación de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo

Las SCAP tienen como finalidad realizar actividades de ahorro y préstamo las cuales son regidas por la Ley General de Sociedades Cooperativas la cual plantea en sus estatus que dicha Ley tiene por objeto regular la constitución, organización, funcionamiento y extinción de las Sociedades Cooperativas y sus Organismos en que libremente se agrupen, así como los derechos de los Socios. Sus disposiciones son de orden público, interés social y de observancia general en el territorio nacional. Comprendiendo como capital de ahorro, la captación de recursos a través de  depósitos de dinero de sus socios;  y como préstamo el crédito que se puede otorgar a partir de los recursos captados como capital de ahorro.